jueves, julio 20, 2006

Poemas Aéreos

AÉREO I

Mariposa que veloz se extingue
en mirada verde naranja y negra,
sale de ti para aflorarme un día
vuelca tu zigzag de polvo sobre mi cabeza.


Róbale el brío al sol candoroso que te mece,
en tu capullo tejido con un hilván de mil hojas
levanta tus alas para ver la montaña
con el filtro brillante de tu vitral alegre.

Prospérame, siembra en mí, ave poderosa
el vicio sagrado de disfrutar brindando
con el néctar extraído de la planta antigua
casi declarada extinta, bien llamada Carpe Diem.


AÉREO II

En medio de la noche, me estrellé con una luz opaca.
Su borde, lo habían roído pequeñas bestias pardas,
su centro declinaba mirarme la boca, por miedo a desear.
Al chocarnos, me la topé inmersa, trajinando en su bebida de plata,
despeinada, puliendo su bella penumbra astral.
Cuento breve, se abrió paso en mi frente clara,
y me condujo al terreno perfecto, donde mi piel quebrada
no puede brillar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Exce-Lente

Te pasaste.

Salu2.
Sigue asi, están super buenos los poemas.

Chaop.

Germán Sims.

Natalie Sève dijo...

Gracias Germán, espero que nos veamos luego, abrazos
Nata.

Anónimo dijo...

El sutil vuelo de la mariposa sólo lo escucha el corazón en la calma del deslinde entre la tarde y la noche. Me haces escuchar y ver el vuelo de la mariposa en flor. Más allá de las palabras tu poesía me eleva el alma a la percepción de la levedad.
Gracias por tu vuelo, tu escucha y tus palabras

JPU

Anónimo dijo...

buenissimossssss tienes que publicarlos


ale de magalhaes

Natalie Sève dijo...

gracias Ale a tí !!!!!!!!

José Alejandro Peña dijo...

Continuo leyendo en tu blog y espero hacerlo siempre con el deleite que pones en tus palabras y en tus símbolos.

Acabo de dejarte unas palabras en mi blog para cuando puedas pasar a recogerlas. Están —todavía— impregnadas de calor.

artedesantiago dijo...

Eso son las mariposas, vitrales efímeros, que nos recuerdan de nuestro breve transitar, muy bello