sábado, julio 22, 2006

VIERNES FURIOSO



Escribo el siguiente texto bajo un estado de fuerte impacto.

El viernes 21 de Julio, tipo 20:00, veníamos caminando con mi amiga Paz Spencer por Vitacura con Alonso de Córdova, con la intención de volver a nuestras casas.
De golpe, vimos bajar una micro a gran velocidad por la pista izquierda de Vitacura. El bus terminó su infame carrera atropellando a una señora de 65 años que esperaba tranquilamente en el bandejón central con la intención de cruzar la calle.
Todo el brutal accidente ocurrió frente a nuestros ojos. Atónitas, entre medio de gritos, llanto y confusión, presenciamos el horrible resultado de la irresponsabilidad de un conductor. El bus le pasó literalmente por encima a la señora aplastándola, después de impactarla de frente, por lo que ella murió en el acto.
Más tarde, dimos nuestro testimonio a carabineros que se portaron como unos verdaderos imbéciles con nosotras y con la situación en general. Llegaron media hora después del accidente, y cuando les preguntamos sobre el procedimiento, un paco nos respondió con cara de aburrido (textual): “Nooo, a lo más las llaman para que vayan a declarar, pero no creo...” restándole total importancia a lo acontecido. Luego, me llamaron a las dos de la mañana a mi celular solo para confirmar en que comuna vivía!!!!
Del hijodeputa del micrero, sólo sé que lo detuvieron, ya que lo vi en el radiopatrulla, pero como todos sabemos, la ley para ellos no se aplica, así es que como yo confío en otras leyes mayores, le tiré mi maldición gitana, junto con un buen escupo.

Juan Pablo nos fue a buscar y todos volvimos a casa profundamente shockeados.


Frente a la iglesia en donde todo esto ocurrió, comenzó a reunirse la gente para celebrar un matrimonio. Pensé que ahí mismo probablemente el lunes realizarán el funeral de alguna persona, y el domingo bautizarán a algún nuevo católico, y que cada semana en esa iglesia pasan cientos de cosas... frente a esa misma iglesia donde la micro me deja todos los días y yo me bajo y camino para ir a trabajar, frente a la iglesia donde me ocurrió algo muy feo con un taxista años atrás...
¿Cómo me siento? Con la convicción absoluta de que estamos viviendo en una secuencia de destrucción y desprotección latente. Es tan bizarra la cantidad de injusticias, violencia extrema y el desperdicio de vidas que ocurren en nuestro entorno, en tu esquina y en cualquier parte, que no podemos ni siquiera llegar a pensar en confiar en ninguna ley ni sistema. Me declaro anárquica, en el profundo sentido, el cual consiste en no esperar que ninguna estructura te respalde o que responda por ti, sino que tomar la responsabilidad de tu propia vida y ser consciente de ella. De ahí el peligro de la anarquía y de todo lo que huela a irreverencia, protestar o un simple No estar de acuerdo. Furiosa soy con el mundo, y sé que la furia es en sí un valor sagrado. Hiervo de rabia por lo que pasó este viernes y a quien no se enfurezca con estos hechos, me permito asegurarle que está completa y jodidamente muerto en vida.

Alguien le cerró de golpe el libro de la vida a otra persona, sin tener ningún derecho a hacerlo. Sólo queda pedir al universo por que el alma de esa señora transite libre y en paz por otras dimensiones.
La paz de mi furia para ella.

5 comentarios:

Javi C dijo...

Natalie, me gustó mucho tu blog. Y en cuanto a lo que te ocurrió el viernes, que choqueante en verdad, que impotencia! Te mando un abrazo :)

Anónimo dijo...

No creo que la vida pretenda ser justa. No al menos desde el punto de vista individual. Con todo, no es motivo para FSresignarse ante la injusticia provocada por otro individuo. Te compaño en tu furia.

Eduardo Frodden dijo...

Srta. Seve,

No creo que las cosas ocurran por razones de justicia, solo ocurren. Tu te debes acordar de que no creo en Dios, por lo que para mi uno existe y punto, sin razones. Y el sentido de la vida uno lo adopta a través de la cultural social (religión) o uno se lo inventa.
Así es el asunto para mi, no me da pena la muerte pero si el sufrimiento de los vivos, los que echamos de menos a la gente que ya no esta y que no veremos más, como la familia de la señora, a quienes probablemente esto les cambió la vida.

Gracias por enviarme tu blog, de a poco la iré leyendo.

Un Abrazo,
Eduardo
www.fotolog.com/frodden
0-94382396

artedesantiago dijo...

Ciertamente, yo he visto lo mismo en las calles, e identica cosa con nuestros hermanos animales, a quien nadie recoge de nuestras carreteras, llegando a convertirse solo en un triste manchon. tengo la certeza que el áima de la señora está ahí buscando una luz a los hechos, nunca he visto animitas en Las Condes o Vitacura, acá en maipú está lleno, animas en el Arte tenía cosas del animismo, pero borré los 100 escritos, por un motivo extraño. Yo estudio el animismo, es único, la religión mas antigua.
Y con respecto al mundo solo agregar la frase de un epitafio: "No son los muertos, los que en dulce calma disfrutan de la tumba fría, muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía"

mentecato dijo...

¡Bravo, bravísimo!