martes, octubre 03, 2006

Hora Póstuma

He vuelto. Andaba de viaje por el pasado y me traje este poema.



Hora póstuma al tiempo muerto,
que blanqueaste los bemoles tiernos
con que se irguió el día inicial,
figúrate en piedra,
para condenarte a estar,
sale de tu trampa asombrosa,
con el derecho a hurgar,
y en tu propio dulce emborrachiento
que unta los segundos tensos,
haciéndolos cadena de humo
con grilletes sin cerrar,
véngate del lío de cencerros
que te rapta del bronce,
dale al póstumo un aliento,
para contar los dos pasos lentos,
que te advierten del bemol solar.

NS

7 comentarios:

cuentocorto dijo...

Asombroso y simple, para mí, todo lo que tiene que haber en un buen verso.

Pedro.

Tofu - sama dijo...

Hola. Te saludo desde Ecuador, vi tu blog a través de aura violeta y sobre todo leí el del viernes furioso. Acá también tenemos mafias mucho más impunes que masacran gente con sus bestias de metal sin más ni más.
Bueno, pásate por mi blog travelertofu.blogspot.com
Saludos!

rimbod dijo...

me gusta. tu poesia es afilada si cabe mas que tu prosa.

El Caballero de la triste figura dijo...

Sí, simple, encantadora.

Buenas palabras en el bolso de viaje

saludos

Natalie Sève dijo...

Cabro Chamarra:
Sólo puedo decirte que eres un dulce!
Abrazo
Natalie

eduardodegortari dijo...

"bemol solar", me gustó mucho. Buen poema. Salduos.

artedesantiago dijo...

Poesía y prosa son bellas, discrepo con uno de los comentarios
Este se eleva, tiene alas, es un poema díptero, donde al leer se pierde la gravedad
Un abrazo