jueves, septiembre 11, 2008

MARTIN

Martín nos trae pan de memoria.

A sus padres.


MARTIN

Parte, por recordar lo qué es
dejando los pendientes
colgados en suspenso.

Ya está,
ha variado
y en su giro
trueca la columna
por un ala enorme
sobre la que se sienta
y admira
los días jugados y la nieve
el mar angosto
el principio de la risa
abuelas
mensajes
comidas
luz
fracciones del padre
el rojo impulsor viviente
el patio
los juguetes
rebalse materno
el encause
un breve giro,
dirección.

De vuelta sentado en el ala
sin querer desprenderla,
vuelve recordando qué es.

Es
de ala enorme en tierra.

Es
el que besa los pendientes
y los angela en sueños.

Parte
acá recuerda,
acá se sienta.

11 comentarios:

Robin dijo...

Sé de esa enorme ala que puede ser pesada en el día rutinario y ligera en el sueño que borda la noche, sé de juegos y de mares angostos.
Tu poema me cautiva.

Un beso

abuelonet..com dijo...

Precioso poema con muchas expresiones donde sacar conclusiones de ella.
Un saludo.

Santiago Paz dijo...

Me gustó. Tiene ritmo, es agradable en lectura y muy bien estructurado. Pero, por sobretodo, me quedo con esta frase: "Parte, por recordar lo qué es/ dejando los pendientes/ colgados en suspenso".


Beijos.

atte:
Paz

v i n c e n t dijo...

muy bueno el blog, en tanto hago lo mio... en el mio =)
saludos cordiales

Kuhane dijo...

Lovely poetry dear ...

me re encantó. simple. al hueso, cotidiana, sencilla ... me gusto mucho ... describe muy bien todo, es como una puerta.

besos. y andaré por estos lares.

Osmosis dijo...

hay recuerdos que no se quieren soltar, hay cariños que no se quieren extraviar, hay fragmentos que son parte de todo un corazón.

hola furiosa,

ven a visitar lo nuevo que hemos publicado.

saludos
osmosis

Boina Descalza dijo...

la lectura me hizo sonreír, bello!

un gran abrazo!

Basquiat dijo...

con un ritmo maravilloso, toda magia para este personaje.
un abrazo.

edegortari dijo...

Me gustó mucho el poema. La penúltima estrofa tiene algo que no sé que es que es muy bueno. Ya hace tiempo que no pasaba por aqui. Saludos.

El Dueño de los Cajones dijo...

Muy bueno.

Muy bueno.

Poeta, muy bueno.

Daniel Rico dijo...

Querida Natalie:

Hola, espero que estés muy bien y que no te hallan alcanzado las hondas del hundimiento planetario del cruel capitalismo.
Leí tu poema "Martin" y me gusto muchísimo.
Una de las cosas que más me gusto es la resonancia que le das a la palabra pendiente.
La palabra "pendiente", creo recordar, puede cumplir las funciones de adverbio, adjetivo o sustantivo.
Podemos pensar que algo esta pendiente (o pendiendo), como la famosa espada de Damocles pende de un hilo, suspendida y amenazante sobre la cabeza de un comensal; como la premonición de una desgracia que esta en un futuro mediato; o como el consejo de no prolongar demasiado las visitas de carácter social.
También pende el badajo, gravemente atraído por la tierra, mientras la campana duerme, entre canto y canto.
Pendiente puede ser algo que espera su conclusión, algo que espera resolverse, como el conflicto palestino -israelí, o el ultimo teorema de Fermat... aunque hay un ingles que dice que ya lo demostró.
Un pendiente puede ser, finalmente, un abalorio sostenido por el lóbulo de la cóncava oreja de una mujer o de un pirata, o de una mujer pirata; y últimamente de cualquiera, incluso de la hija de un molinero; como en el poema famoso de Alfred Lord Tennyson:

Ella es la chica del molino
y tan pero tan linda se vino,
que yo quisiera ser el pendiente
que en su oreja tiembla,
y oculto en sus bucles, día y noche
rozar su cuello tibio y blanco.

(la traducción es algo libre, porque me rehúso a la tiranía de la métrica, porque descreo de la transposición literal y , mas que nada, porque mi ignorancia del idioma ingles es casi perfecta)

Me impresiono la idea del rojo impulso vital del padre que rebalsa en la madre y halla su curso en la existencia del hijo para acabar, finalmente, en ausencia y recuerdo; y luego la unánime nada. ¿Vos crees que tenemos la obligación de recordar, y así mantener vivas a las personas que alguna vez quisimos?

Se me ocurre que la poesía alcanza su destino cuando contagia, cuando se expande y ramifica en los pensamientos y los sueños del que lee.
¿Cuando crees vos que la poesía a cumplido su cometido?

Hasta luego, te dejo un abrazo trasatlántico y ojalá sigas bien.